El impacto de la Nube en el manejo cambio climático

¿Has considerado el poder de la nube para fortalecer el plan de responsabilidad ambiental de tu negocio?

En la actualidad, los negocios no se miden únicamente por sus resultados financieros. Cada día más empresas incluyen en sus parámetros de rendimiento la medición de su impacto en el medio ambiente e incluyen programas de responsabilidad e indicadores de eficiencia que reflejen su desempeño en este campo.

Son varias las razones por las cuales la computación en la nube es una opción que cada día ofrece más beneficios y ventajas para los negocios, a la vez que ayuda a cumplir las metas de reducción del impacto en el ambiente y la huella de carbono de una organización. De hecho, recientemente el Ministerio de negocios, energía y estrategia industrial del Reino Unido ha aconsejado a los negocios de este país acelerar la adopción de la nube para apoyar las estrategias de reducción de emisiones de carbono.

Además de los beneficios de seguridad, confiabilidad, agilidad, eficiencia y disponibilidad que ofrece la nube para un negocio, también podemos resaltar beneficios desde otros ángulos. La utilización de las nubes comerciales como Microsoft, Amazon y Google, permiten un efecto de eficiencia en la utilización de los recursos: la consolidación del almacenamiento de miles de compañías en centros de datos globales permite que se reduzca dramáticamente la cantidad de equipos locales y remplazarlos por equipos con mejores rendimientos, utilizados más eficientemente. Podemos decir que al final se utiliza un volumen menor de equipos que son mejor aprovechados.

Los tres más grandes proveedores de servicios de computación en la nube, AWS, Microsoft y Google, que según CloudTech alcanzan el 61% de la infraestructura global, invierten en energías renovables y combinan su uso con energía de la red local, con el objetivo de llegar en el futuro a 100% de uso de energía renovable. De este modo, los clientes de servicios en la nube están disminuyendo su impacto en el ambiente. Microsoft, por ejemplo, ofrece a sus usuarios de Azure la posibilidad de utilizar la calculadora de sostenibilidad, en la que les proporciona un informe sobre las emisiones que generan los recursos comprados en la nube de Azure.

Adicionalmente, la nube ofrece la posibilidad de reducir o eliminar la impresión de documentos, mejorando la disponibilidad y seguridad de los datos en las organizaciones. Esta reducción de uso de papel combinado con opciones de almacenamiento más eficientes en la nube, se adicionan a los beneficios anteriormente mencionados, representando consecuencias positivas en cuanto al manejo de energía y el manejo de residuos en las organizaciones.

Ante estos hechos, es claro que la nube ofrece beneficios en todos los aspectos para tu negocio y el de tus clientes. ¿Qué estás esperando para hacer crecer tu negocio mientras maximizas los beneficios de desempeño e incrementas el impacto positivo que puedes generar en el manejo del cambio climático?